Hay errores que se pagan caros y si no que se lo pregunten a la empresa española Sacyr, que encargada de la ampliación del Canal de Panamá junto a su socio italiano Impregilo. A finales de agosto, aparecieron vídeos en los que se veía enormes filtraciones de agua en las esclusas del Océano Pacífico.

A raíz de esto, la compañía tuvo que reconocer que no utilizó suficiente acero en la construcción de las esclusas. La aparición de estas enormes goteras, obviamente, levantó las quejas de la Autoridad del Canal de Panamá. Finalmente, Sacyr acabó reconociendo en una carta que existe una deficiencia en la terminación de las esclusas del lado del Pacífico.

Tras esto, el consorcio de la firma española e italiana iniciaron un estudio sobre el estado de las obras y concluyeron que taponarán las filtraciones de agua. Para ello, se reforzará con acero tanto la esclusa dañada del Pacífico como la que da al Atlántico, para evitar futuros estropicios. Esto comportará un sobrecoste de la obra que, según la autoridad portuaria panameña, deberán asumir Sacyr e Impregilo.

Ahora la pregunta del millón es si esto retardará aún más las obras, que el consorcio se ha comprometido que estén listas en abril del 2016, después de que incumplieran el primer plazo: septiembre del 2014, cuando se celebraba el centenario de la construcción del Canal.

Errores de obra

En Gestland-Grup nos comprometemos a estudiar con detalle la construcción de cada obra que realizamos para evitar futuros problemas que se puedan generar por falta de material o errores de obra parecidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *