licencia de apertura

Cuando vamos a abrir un local con una actividad comercial, industrial o de servicios necesitamos de una licencia de apertura municipal que acredite que cumple todos los requisitos de accesibilidad, habitabilidad, así como de la actividad económica que va a acoger. Cada ayuntamiento tiene su propia normativa que debes consultar para que el local se acoja a los parámetros legales que estipulan la actividad que vas a desarrollar.

Además, esta licencia de apertura se deberá renovar cuando haya reformas o modificaciones en el local; cambien los propietarios del negocio; o si se decide realizar otra actividad distinta, ya que cada local tiene sus propias exigencias.

Tipos de licencia según actividad

Según el tipo de actividad, se necesita una licencia diferente y, por ende, se debe de presentar un tipo de documentación específica. Para las actividades inocuas que son aquellas que no presentan ninguna molestia medioambiental, higiénica o riesgo para una persona como son tiendas de ropa, por ejemplo, el procedimiento es sencillo y con pocos requisitos. En este caso, como en el resto, se tiene que presentar un informe técnico con un plano elaborado por un profesional.

En el caso de las actividades calificadas como las molestas que son aquellas que pueden generar ruidos, gases, polvo, se necesita una autorización expresa de la comunidad de propietarios del inmueble y se deben realizar en suelo industrial. Dentro de las actividades calificadas también están las insalubres, que pueden provocar desprendimiento o evacuación de productos o sustancias perjudiciales para la salud;  nocivas, que pueden dañar al medio ambiente o las peligrosas que son en las que se manejan productos explosivos, combustibles o radioactivos.

Cuando se trata de actividades calificadas se requiere un proyecto técnico más complejo, así como informes técnicos municipales como pueden ser urbanísticos, industriales, sanitarios o jurídicos. Estos documentos deberán incluir el visado del colegio profesional, es decir, que deberán firmarlo un profesional competente en la materia.

Por otro lado, hay actividades que tienen sus propias normas como pueden ser de higiene y manipulación de alimentos (bares, cafeterías o restaurantes), incendios o planes de evacuación (actividades industriales, alojamientos turísticos, etc.) o de insonorización (discotecas, pubs o espectáculos, etc.).

Finalmente, hay algunas actividades que están exentas de licencias como son las profesionales, artísticas o artesanales si se desarrollan en el propio domicilio, no molesta a los vecinos y ni existe una atención o venta directa al público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *