Una cifra alarmante. Actualmente, solo uno de cada cuatro edificios, es decir un 25%, pasaría la Inspección Técnica de Edificios (ITE), que realiza la Agencia de l’Habitatge de la Generalitat de Cataluña. Pero esta cifra aún puede ser peor, según el Col·legi d’Aparelladors, Arquitectes Tècnincs i Enginyers de Barcelona (CAATEEB), que hasta diciembre había realizado 5.318 inspecciones de la provincia de Barcelona, encontró deficiencias graves en el 63% de los edificios, además de otros 33% con deficiencias leves y tan solo un 4% no presentó ningún problema. Dicho de otro modo, solo aprueba uno de cada tres. Por otro lado, las cifras del Col·legi d’Arquitectes de Catalunya son peores. Tras 5.000 revisiones, el 80% de los casos, uno de cada cinco, es negativo.

Otra de las cuestiones que empeora la situación, es que la Agencia d’Habitatge no puede cuantificar el número de construcciones que se han sometido a un ITE, porque los propietarios no tienen la obligación de comunicar los informes con incidencias graves, que son con los que pueden suspender. Según el protocolo del gobierno catalán, en el caso de los edificios de deficiencias graves no se les debe otorgar el certificado obligatorio de aptitud y, especialmente, cuando se trata de fachadas y cubiertas, que en ese caso son los vecinos quienes deben de hacer frente la inversión.

Por eso, muchas comunidades de vecinos deciden no someterse a la inspección por miedo a suspender. Además, los que sí lo hacen, a menudo, no arreglan los problemas porqué tienen un gran coste económico, aunque la ley contempla sanciones en estos casos, pero con la crisis de momento este no es uno de los objetivos principales. Así se ha entrado en un círculo vicioso que es difícil romper.

Desde Gestland trabajamos para que nuestros edificios tengan los estándares de calidad y la aprobación de las inspecciones técnicas.

Inspección Técnica de Edificios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *