Tres décadas después del gran seísmo de México, ahora las nuevas tecnologías permitirían que la ciudad estuviera preparada ante otro terremoto de estas dimensiones y no se volvería a sumergir en el caos, como ocurrió ese septiembre de 1985.

gran seísmo

El investigador titular de la Coordinación de Ingeniería Sismológica del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México, Eduardo Reinoso, explico que a diferencia de entonces, ahora existen unos programas especializados de cómputo que permiten realizar construcciones con más detalles. No obstante, todavía se debe formar especialistas que puedan leerlos.

Además, en los mismos edificios existen elementos que permiten evitar los derrumbes como los amortiguadores y aisladores sísmicos, que se colocan en la estructura de las edificaciones como pueden ser las columnas técnicas o el cemento.

Pero además, otra de las grandes novedades es que ahora existen aplicaciones de alertas sísmicas que permiten avisar de cuándo se producirá un terremoto con el tiempo suficiente para poder evacuar un edificio y que las personas se replieguen.

En Gestland aplicamos las más actuales tecnologías porqué más allá de nuestras infraestructuras de calidad, lo que más nos importa es la seguridad de las personas que van a vivir o trabajar dentro de nuestras edificaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *